Canjeando KMS Latam Pass para volar a Nueva York

En Agosto de 2016 viajé  Nueva York canjeando unos Kms que tenía acumulados en LATAM, en ese momento el canje me costó unos 70.000 kms y ni lo dudé. Unas semanas después sale una promo para clientes con tarjetas del BBVA y el mismo viaje salía 63.000 kms, jaja, cosas que pasan.

El vuelo es el LA532 y es un vuelo con una escala de aproximadamente 2 hrs en el aeropuerto Arturo Merino de la ciudad de Santiago por lo que la espera no se hace tan larga. Era la primera vez que iba a viajar en un Boeing 787-9 Dreamliner y eso me entusiasmaba mucho, había leído bastante sobre este avión y la verdad es que es que me gustó mucho. Meses después viajé en el mismo avión pero de United con destino a San Francisco desde la ciudad de Osaka y la verdad es que me quedo toda la vida con el de Latam, más adelante haré un post al respecto con las comparaciones de los mismos y contando esas “pequeñas” diferencias entre ambos.

El vuelo hasta la ciudad de Santiago desde Ezeiza duró poco menos de 2 horas. El servicio que ofrecen es el típico servicio de Snack, elección entre té, jugo, agua y/o café más una medialuna de jamón y queso y un bon o bón.

LATAM

Una vez aterrizados en Santiago se debe seguir en tránsito, no es necesario hacer trámites de migraciones. La terminal internacional dispone de varios locales para comer como Ruby Tuesday, Dunkin Donuts, un par de Starbucks, hay también un salón de Heineken y los precios son dentro de todo bastante “razonables” para estar en un aeropuerto, sin dudas tener que comer en algún aeropuerto Argentino sería el doble de caro. Cabe destacar que por ser un vuelo en su totalidad con la misma compañía las valijas se retiran en el destino final, como yo viajaba con un bolso de mano este no era mi caso.

Una vez que empiezan a llamar a embarcar y la gente sube al avión viene el típico procedimiento para ingresar en un avión con rumbo a los Estados Unidos, y básicamente consiste en que te van a revisar todo en busca de algo sospechoso. Mi recomendación es que vacíen sus botellas de líquido antes del control ya que se las van a quitar, no lleven desodorantes ni shampoo, para las mujeres, recuerden guardar sus cremas y otros elementos de belleza en el equipaje despachado ya que es muy probable que se los quiten, a mi mujer le quitaron todas las cremas camino a Houston con United a pesar de que se lo advertí. Todas estas recomendaciones son para evitar perder cosas que generalemente cuestan dinero y las cuales no queremos perder. Otra cosa, no compren perfumes ni botellas de nada en el Duty Free, ni siquiera si les dicen los mismos empleados que no van a tener problemas, vi como a un hombre le sacaban 3 botellas de vino blanco recién comprados y estaba indignado ya que la gente del Duty le había dicho que no tendría problemas, todo eso genera una situación más que irritante ya que  a minutos de embarcar el vuelo no vas a ir a reclamar la devolución al Duty, todo eso es dinero perdido.

Como ya dije el avión era un Boeing 787-9 dreamliner, probablemente era el mismo que nos trajo desde Buenos Aires. El vuelo estaba lleno y la mayoría eran Argentinos. La configuración de este avión es 3-4-3, yo tenía el asiento de 32 A, que era la ventanilla de la mano derecha. Una vez en mi asiento me pegué una escapada al baño para poder cambiarme ya que en vuelos largos me gusta estar cómodo. Siempre que viajo me llevo una muda de ropita extra en la mochila por si las moscas, sobre todo un pantalón cómodo, en vuelos largos estar cómodos es fundamental. El vuelo salió a horario y una vez despegados comenzaron a ofrecer el servicio de cena el cual consistía en dos opciones, pollo o pasta, yo elegí el pollo y estaba bastante bien, al mismo lo sirven con ensalada y con pan y queso untable. Para beber ofrecían gaseosas, cerveza, vino tinto blanco o tinto, yo fui por el tinto ;).

Una vez retirado el servicio de cena apagan las luces de la cabina y yo tuve la suerte de desplomarme, estaba bastante cansado y me desperté a una hora de llegar a Nueva York cuando ya estaban por servir el desayuno. Una de las cosas que mas me gustó de este avión fue su iluminaria LED, la misma va cambiando a tonos siempre muy suaves y sútiles como el rosa o el azul, dichos colores invitan a un descanso y da un ambiente de relajación en toda la cabina. Otra cosa interesante de dicho avión es que las ventanillas no tienen la persiana movible sino que a cambio tienen una especie de dimmer con filtro solar polarizado, y bastante efectivo por cierto. El vuelo dura unas 9 horas y yo tuve la suerte de haber dormido unas 7. Todo lo que fue la parte de entretenimiento a bordo fue bastante completo, había un par de estrenos interesantes como Miles Away y The revengnatn. Como ya dije el desayuno lo sirvieron una hora aprox antes de aterrizar y consistía en un omelette con champignones que estaba buenísimo, lo servían con té o café, yo opté por un juguito de naranja. Como siempre el servicio de Latam estuvo 10 puntos, será por estas cosas que es una de mis aerolíneas favoritas.

Una vez aterrizados en JFK fuimos a hacer migraciones, dicho proceso habrá tardado no más de 30 minutos lo que me pareció bastante ágil. En mi caso tengo la ciudadanía Italiana y entré con ese pasaporte ya que en el Argentino no tengo la Visa. El agente de migraciones no preguntó mucho, hasta cuando me quedaba en NY y luego me selló la entrada. Como no tenía que retirar equipaje me dispuse a salir y fue ahí cuando un agente me preguntó que porque llevaba tan poco equipaje, me pareció gracioso ya que ya me habían sellado la entrada al país, pero simplemente le conteste que llevaba lo justo y necesario para estar 7 días aquí, ofrecí a abrir mi equipaje y me dijo que no había necesidad y me dejó pasar.

Latam aterriza en la terminal 8 del aeropuerto JFK, todas las terminales del aeropuerto están interconectadas por el AirTrain y las opciones para llegar a Manhattan son variadas, en mi caso decidí tomar el subte, la estación Jamaica se encuentra a escasa distancia de dicha terminal y es útil para conectar con los distintos puntos de la ciudad, en mi caso tuve que hacer cambio de línea en Penn Station. La subway card se compra en máquinas automáticas que están por toda la estación, el procedimiento es sencillo y además se puede hacer en varios idiomas por si no se llevan muy bien con el inglés. Una vez en mi estación y saliendo de la boca del subte me topo de frente con el Central Park, lo cual me causó mucha emoción. Mi hostel estaba a unas 6 cuadras y ya una vez instalado me dispuse a seguir explorando esta gran ciudad 😀

New York

 

Compartilo en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Autor entrada: mariano186

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *