Cerdeando en Smorgasburg

Una de las cosas que más me moviliza los sentidos a la hora de viajar es sin dudas la comida. Ese deleite que sentimos al probar nuevos sabores e ingredientes supone un alerta en nuestra atención desencadenando el bendito “efecto sorpresa” que tanto buscamos los aventureros del camino y de las nuevas experiencias.

Nueva York es conocida por ser una de las ciudades culinarias por excelencia, se pueden tener experiencias gastronómicas muy gratas y la oferta es enorme, ya sea tanto en algún FoodTruck callejero como también comiendo pastas en algún restaurante de Little Italy, o disfrutando tal vez de una cena asiática en el China Town.

Es que Nueva York es así, transpira olor a comida, se los juro. Al caminar por sus calles se sentirán atraídos por esos vastos perfumes a panes horneados, salsa de tomates, a queso fundido, toda esa comida que invita a ser probada. Y si hay algo que quieran comer y no lo encuentran es muy probable que no exista ya que al ser una ciudad tan cosmopolita se pueden encontrar restaurantes étnicos de toda clase.

Lo admito, cuando pensé en ir  NY uno de los principales propósitos del viaje fue comer rico y poder llegar a probar sabores nuevos. Tuve la suerte de enterarme un día antes de que el día sábado iba a haber una feria gastronómica al aire libre llamada SMORGASBURG en Brooklyn, más precisamente en el barrio de Williambsburg. Yo estaba en Manhattan así que me dispuse a preguntarle a Don Google Maps como tenía que hacer para llegar y en unos segundos ideo un itinerario para mi con explicaciones bien claras sobre como  llegar al destino utilizando el subterráneo. Una vez saliendo de la boca del subte se podía sentir el olor a comida que emanaba del lugar, y eso que estaba a 4 cuadras de distancia.

Una vez saliendo de la boca del subte se podía sentir el olor a comida que emanaba del lugar, y eso que estaba a 4 cuadras de distancia. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

Uno de los olores que más recuerdo es el de la carne asada, con un toque de hierbas y también un leve aroma a barbacoa, eso me abrió poderosamente el apetito.

El día estaba soleado y la temperatura era la ideal. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

El día estaba soleado y la temperatura era la ideal. Ya al llegar se veía una multitud de gente, y no quisiera mentirles, pero calculo que alrededor de unas 40/50 carpas y algunos food trailers con el tipo de comida que se puedan imaginar.

Ya al llegar se veía una multitud de gente, y no quisiera mentirles, pero calculo que alrededor de unas 40/50 carpas y algunos food trailers con el tipo de comida que se puedan imaginar. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

Había de todo, dulce o salado, bebidas de todo tipo, jugos, kombucha, una basta variedad de cervezas, comida mexicana, americana, japonesa, koreana, inglesa, vietnamita, tailandesa, hasta había uno argentino que te vendía choripanes con chimichurri. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

Había de todo, dulce o salado, bebidas de todo tipo, jugos, kombucha, una basta variedad de cervezas, comida mexicana, americana, japonesa, koreana, inglesa, vietnamita, tailandesa, hasta había uno argentino que te vendía choripanes con chimichurri. Mi felicidad era indisimulable, esto era exactamente lo que tenía en mente cuando imaginaba mi viaje a Nueva York. Ahora la cuestión era, por donde empiezo? El primero que tuve en frente era un mexicano y tenía unas carnitas miniaturas que se veían de lujo, venían dos y con un pedacito de lima para exprimirles encima, estaban deliciosas.

 

Lo segundo que llamó mi atención fueron unas lumpias de Indonesia. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

Lo segundo que llamó mi atención fueron unas lumpias de Indonesia, nunca había probado la comida Indonesia ni tampoco las lumpias, porque no hacerlo ahora? Y debo confesar que no me equivoqué, pedí el combo con las 3 opciones que tenían y me podría haber pedido fácil 3 platos más, pero había que guardar lugar para poder comer las otras cosas :P. pedí el combo con las 3 opciones que tenían y me podría haber pedido fácil 3 platos más, pero había que guardar lugar para poder comer las otras cosas. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

Eso que ven en la foto, era cerdo ahumado, lo habían tenido ahumando por 12 horas, el olor que desprendía era irresistible, los servían como en un pancito que era muy esponjoso y calentito, y cero aderezos para poder sentir mejor el gusto del cerdo, era una manteca de sabor que se te desasía en la boca.

Eso que ven en la foto, era cerdo ahumado, lo habían tenido ahumando por 12 horas. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

los servían como en un pancito que era muy esponjoso y calentito, y cero aderezos para poder sentir mejor el gusto del cerdo, era una manteca de sabor que se te desasía en la boca. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

Como verán en las fotos todas las porciones son pequeñas, pero justamente es una de las cosas buenas que tienen esta clase de festivales gastronómicos ya que no son caras y te da la posibilidad de comer varias comidas distintas sin llenarte en una sola. Otro que olía espectacular era Don Pato de Taiwan, los vendían en un pan parecido al árabe.

Otro que olía espectacular era Don Pato de Taiwan, los vendían en un pan parecido al árabe. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

Comida japonesa.

Comida japonesa. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

Y uno de los que más fila vi que tenía era la ramen burger, lo que me dio confianza para hacer la fila y probarla.

Y uno de los que más fila vi que tenía era la ramen burger. Smorgasburg Nueva York Brooklyn food viajar sentidos

No sé si será quizás por la cantidad de gente que había haciendo la fila o qué, pero comparado al estándar de comidas que había probado es que debo decir que la Ramen Burguer no me pareció muy deslumbrante que digamos, estaba rica, los fideos le daban una consistencia interesante y lo mismo hacía el queso fundido, en ningún momento probé algo que fuera feo o que no me gustara. La Ramen me la comí con unas papas fritas que habían sido freídas en aceite de trufas y la verdad que eran una bomba y una patada amistosa al hígado, pero estaban deliciosas.

Gente, si son igual de cerditos que yo, si les gusta comer, probar cosas nuevas y andan por Nueva York, no lo duden, vayan a Smorgasburg y no se van a arrepentir, acá en la web https://www.smorgasburg.com/ tienen los horarios y los días que abren, que son los sábados en Brooklyn y el domingo en Prospect Park. Si fueron y quieren comentar que les pareció, o contarme algo rico que recuerden haber comido son bienvenidos a dejar sus comentarios. 🐷

 

Compartilo en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Autor entrada: mariano186

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *